Gobernanza del agua: pensar desde las +4 2día: pensar desde las fluctuaciones, los enmarañamientos y políticas del día a día. Editorial Article

abstract

  • El agua es lo que hacemos de ella, afirma de maneraprovocativa el historiador Jamie Linton refiriéndosea cada instancia en la que “el agua se abstrae,incluidas las representaciones científicas como H2O”(Linton 2010, 4). La gobernanza del agua se refiere demanera amplia a la formulación, el establecimiento eimplementación de políticas, legislación e institucionesasociadas a la gestión del agua, y a la clarificaciónde las funciones y responsabilidades del gobierno, lasociedad civil y el sector privado en relación con losrecursos y servicios hídricos (International WaterManagement Institution 2010; Rees, Winpenny y Hall2008; 13; Shah et al 2014; Water Governance Facility2017). En suma, la gobernanza del agua se construyesobre las premisas de diferentes tipos de abstracciones,cómo dividimos y definimos las articulacionesentre la sociedad civil y el Estado por ejemplo, o entrelos sectores públicos y los privados, o el lenguaje mismode recursos y servicios prevalente en discusionessobre gobernanza. A través de estas abstracciones,la gobernanza del agua define “esencialmente, quiénrecibe qué agua, cuándo y cómo, y quién tiene derechoal agua y servicios relacionados y sus beneficios”(Water Governance Facility 2017, s/p).En esta corta discusión quiero proponer que políticamenteel “agua es lo que hacemos de ella” en la práctica:en las abstracciones por medio de las cuales definimossus contornos y límites y en las relaciones que fomentamoso eliminamos en nuestros entrelazamientos yordenamientos cotidianos (con otras personas, y tambiéncon animales, plantas y objetos, entre otros). El aguaes el agua en —y por— sus entrelazamientos o, mejoraún, enmarañamientos. Sus movimientos, cualidades,cantidades y conceptualizaciones están determinadospor innumerables interacciones; por prácticas situadasllenas de luchas y expectativas que por lo general estánlejos de ser relaciones ecológicas armónicas. Estas puedenincluir algas que comen peces, plantas de frailejónque absorben niebla, niños que juegan en canales de riego;mercurio y cadmio que viajan por los ríos, Escherichiacoli en abundancia cerca de los centros poblados o diques,canales e hidroeléctricas que definen qué árboles o pecescrecen y qué otros seres viven o mueren. Desde estosentrelazamientos, tanto pobladores ribereños como analistashan conceptualizado, por ejemplo, las aguas contaminadas,potables, resilientes o vivas. Mi propuesta esfortalecer otras miradas posibles frente a la gobernanzadel agua, partiendo de los entrelazamientos desde loscuales localmente se conceptualizan y ordenan aquellasformaciones del agua que se busca conservar, transformaro recrear. Son propuestas desde normativas oexpectativas locales que no necesariamente hacen partede políticas institucionales pero que pueden ser crucialesen explicar por qué precisamente ciertas políticas públicasno están teniendo el alcance esperado o se piensancomo ajenas a los contextos locales.Algunas de las preguntas que informan este corto debateson: ¿cómo se podría conmensurar la gestión del aguacon los entrelazamientos entre personas, animales,plantas y elementos, entre otros, que configuran diversostipos de agua (aguas que nosotros y/o las personascon quienes trabajamos definimos como “contaminadas”,o “vivas”, o “malas”) en contornos definidos comouna cuenca, un río, un humedal o una ciénaga? ¿Cómo,aunque reconozcamos la inevitabilidad de las abstraccioneshumanas en el proceso de la gobernanza delagua, se pueden generar propuestas que traten de evitarformas de gestión en las que se “borran” o silencian loshumanos o los animales, plantas y bosques (es decir, unagestión que podría ser considerada como antropocéntricao como biológico-céntrica)? ¿Cómo pensar e incluirdiversas metodologías desde intervenciones disciplinariasu otras formas de conocer y de estar en el mundo,que reivindiquen poblaciones ribereñas en Colombia, porejemplo, para pensar la política y lo político del agua?Para discutir algunas de estas preguntas, presentoun breve ejercicio de traducción, asumiendo que lagobernanza del agua implica algún tipo de traducciónde los entrelazamientos cotidianos de las personas conanimales, plantas, elementos, entre otros, en formasincluyentes de gestión. Precisamente, se supone que lagobernanza, a diferencia de la gobernabilidad, trata demanera efectiva de incluir poblaciones locales siguiendouna aproximación al manejo de las aguas basado enlos derechos humanos (Human Rights-Based Approachto Water and Sanitation) y en la que se “promueve laparticipación en la construcción colectiva de políticasy directrices [para consolidar] intereses y fines comunesy metas compartidas entre los diferentes actoresinvolucrados en la gestión del agua” (Diálogo Interamericanode Gestión del Agua 2011, s/p). Para pensaren este ejercicio de traducción presento una serie dedeclaraciones que, diría, son teorizaciones sobre lasprácticas que definen lo que es el agua localmente, yque vienen de pescadores y campesinos que, al igual quemuchos otros vecinos, tejen una “cultura anfibia” através de los flujos y fluctuaciones del río (Fals Borda1980). Habitan la ciénaga La Rinconada, conectada albrazo de Mompox del río Magdalena, en Colombia.Además, presento un afiche en el que trabajamos conpobladores locales y dos artistas para realizar unarepresentación de la ciénaga y algunos de sus enmarañamientos.Este ejemplo, creo, puede tener un “airede familia” con muchos otros lugares en Colombia,Latinoamérica y el mundo.

publication date

  • 2018/1/1

keywords

  • agua

International Standard Serial Number (ISSN)

  • 0123-885X

start page

  • 111

end page

  • 118